Cómo cortar y pelar una piña. Explicación paso a paso




Existen muchas formas de pelar la piña, una de las más vistosas es la tailandesa, que consiste en hacerlo en forma de espiral a lo largo de toda la fruta, es muy laboriosa y se utiliza sobre todo en restaurantes u hoteles a modo de presentación vistosa.

Otro tipo de corte, mucho más sencillo y práctico, es el que os voy a mostrar a continuación en cinco sencillos pasos: Cortar la cabeza, la parte trasera, pelarla y trocearla. La forma en que la troceo es en rodajas, algunos prefieren hacerlo en trocitos más pequeños para que sea más cómodo de tomar, pero el defecto que le veo a esto es que si troceas una piña entera, a menos que seáis muchos comensales, lo normal es que sobre y que la guardes en la nevera para consumir en varias veces. En este caso, si la has cortado en trocitos, se resecará en mayor medida que si la mantienes en rodajas.

Os dejo con este sencillo método, que para mí, es la forma más rápida y sencilla de pelar una piña. Si conoces otro truco o forma más sencilla por favor, háznoslo saber en los comentarios al final del post.


MÉTODO PARA CORTAR Y PELAR LA PIÑA: 

01. Lo primero, es elegir la piña adecuada, de nada sirve que tenga un buen aspecto exterior si al abrirla y probarla está insípida y seca. Un truco para saber si una piña está madura y en su punto, consiste en arrancarle una hoja de parte superior, si ésta sale fácilmente significará que está madura y lista para llevar a casa! Si por el contrario, nos cuesta retirarla, querrá decir que aun está verde.



02. Coge un cuchillo mediano, cuida que esté bien afilado ya que la piel de la piña ofrece cierta resistencia y cuanto mayor sea el filo menor será el trabajo que realicemos. Cortamos la cabeza de la piña y la desechamos.



03.  Hacemos lo propio con la parte trasera, así nos queda plana y podremos colocarla en posición vertical para mayor comodidad al pelarla en el siguiente paso. 



04. La colocamos en vertical, y con el cuchillo pelamos la piña de arriba a bajo siempre apurando lo máximo posible la cáscara para aprovechar bien la pieza, ten mucho cuidado de no cortarte!. Una vez terminado el proceso, repasa la piña retirando con el cuchillo aquellas zonas en que la piel sigue adherida o incrustada. 



05. Tumba la piña y trocéala rodajas, procura que estas no sean demasiado gordas. Si sois muchos comensales y vais a consumirla en el mismo día puedes trocear cada rodaja para que tus invitados solo tengan que pinchar la pieza y llevársela a la boca. Si por el contrario sois pocos y va a sobrar, entonces te aconsejo, como he dicho en la introducción, que la guardes en rodajas en la nevera para que conserve el jugo y no se seque. 



Como veis, una forma muy sencilla de cortar y limpiar una piña, muchos ya lo sabréis pero ha otros seguro que algo nuevo os ha aportado. Espero que os sirva, ya me contaréis!

Recetas de Cocina Casera, Actualizado en: 18:56